Impressiones MX
General

La ogresa de la Roma

TXT: Vanguardia.com y Eli-As

Hemos escuchado alrededor del mundo hablar sobre personas que cometen crímenes realmente aterradores, al grado de convertirse en asesinos seriales; la ciudad de México no fue la excepción, a principios de los años 40, se descubrieron los crímenes de la mujer que practicaba abortos, traficaba niños y los asesinaba cuando no podía venderlos, a ella se le llama “la ogresa de la colonia Roma”.

El 8 de abril de 1941, la alcantarilla del edificio de Salamanca donde vivía Sánchez Aguillón se tapó, (se encontraba congestionada desde la toma domiciliaria). En el primer piso del edificio se disponía una tienda de abarrotes, el dueño, llamado Francisco Páez, mandó llamar a un plomero y a albañiles. Los albañiles levantaron el piso del negocio para poder acceder a la cloaca, cuando llegaron a ella la sorpresa y las náuseas fueron generales. En la alcantarilla había un enorme tapón de carne putrefacta, gasas y algodones ensangrentados, que despedían un olor insoportable. Indagando en la repugnante masa se encontraron con algo que despejó todas las dudas sobre su naturaleza, un pequeño cráneo humano.

Rápidamente, la prensa y la policía se hicieron presentes. Las autoridades llamaron a la puerta de la principal y única sospechosa, (Felícitas), los atendió la casera que no sabía nada, sin embargo los dejó pasar hasta la habitación de la mujer, a la cual ella nunca había entrado.

Lo primero que salía a vista en el cuarto, era un altar con velas, agujas, ropa de bebé, un cráneo humano y una gran cantidad de fotografías de niños (trofeos; es un comportamiento típico de los asesinos seriales el coleccionar fetiches que se relacionan con su víctima). Ese mismo día se catea la miscélanea “La Quebrada”, Felícitas no se encontraba ahí, se había dado a la fuga.

En esa época no existía la noción de asesino en serie; pero el infanticidio era y siempre ha sido un crimen altamente condenado. La investigación cayó en manos del detective José Acosta Suárez, (este hombre en 1942 también atraparía a Gregorio Cárdenas, otro asesino en serie mexicano).

El 11 de abril de 1941 es detenido Salvador Martínez Nieves, el plomero cómplice. Él relata que en efecto sabía lo que estaba pasando, pero por miedo a ser condenado como cómplice, no había denunciado. En efecto, él sí era cómplice, recibía una cuantiosa paga por destapar los caños y un aún más cuantioso soborno por su silencio.

Ese mismo día Felícitas es atrapada junto con su amante, Roberto o Alberto Covarrubias, alías “el Beto” o “el Güero” (con éste hombre, que también fue su complice, Felícitas había procreado a su tercera y última hija, nacida en 1939, mientras trataban de huir de la ciudad). 

Relacionados

El final se acerca

Redacción

Joven del Wolfsburg B hará pruebas con las Águilas

Redacción

Con la desafiliacion de Veracruz Pulido perdería su título de goleo 

Redacción

Una hermosa historia de amor

Eli -AS

¿En serio los Vaqueros puede llegar a los Playoffs?

Redacción

El Gran Pez tiene nuevo director técnico

Redacción
cargando....