Así lo dice La Mont

Federico La Mont

Ahora sigue la elección de candidatos a jefe de gobierno de la CDMX

Solo izquierda: La elección directa del jefe de gobierno de la Ciudad de México, que desde 1997 obtuvo Cuauhtémoc Cárdenas, entonces para la izquierda partidista, el PRD, y que hoy la tiene con Morena, será la más competida del 2024, después de la Presidencia de la República, sin olvidar que en 2021 Morena sufrió la derrota en nueve alcaldías de la CDMX y que se le atribuyen a las “negociaciones” del senador Ricardo Monreal con la oposición y que él ha negado sistemáticamente, pero que le costaron la aplicación de la “ley del hielo” en Palacio Nacional y que a la fecha lo mantiene alejado del primer círculo de López Obrador.

Desde entonces, el ocupar la jefatura de gobierno de la CDMX se convirtió en el requisito previo en Morena para poder aspirar a la presidencia de la República, por eso resulta poco explicable que los partidos opositores, PRI-PAN y lo que queda del PRD, en lugar de concentrar sus fuerzas en la Ciudad de México, con su candidata Xóchitl Gálvez que ya ocupó la alcaldía de Miguel Hidalgo, hayan preferido lanzarla para competir por la presidencia y hoy no tengan una candidata o candidato con capacidad real para competir por la jefatura de gobierno de la CDMX, que no tenga acusaciones de corrupción de tipo inmobiliario, como sucede con su aspirante blanquiazul Santiago Taboada.

En tanto, la pugna dentro de Morena por la candidatura a suceder a Martí Batres Guadarrama se concentra en Clara Brugada y Omar García Harfuch, directamente relacionados con la candidata presidencial Claudia Sheinbaum.

¿Quién va: Clara Brugada realiza una amplia labor a favor de la 4ª Transformación con su trabajo en la alcaldía de Iztapalapa, la del mayor padrón electoral en la CDMX, mientras a García Harfuch lo impulsan los resultados obtenidos en materia de seguridad pública.

Por su parte, Mario Delgado, el dirigente formal de Morena, realiza una nada discreta precampaña de posicionamiento en la Ciudad de México, bajo la consideración de que con esa candidatura Morena le pagaría sus servicios, eso cree él; mientras el senador Ricardo Monreal, en los hechos ha declinado a considerarse aspirante presidencial, para centrar sus esfuerzos en la búsqueda por gobernar la CDMX, merced a un supuesto acuerdo cupular que le otorgaría tal candidatura al zacatecano a cambio de dar su apoyo a Claudia Sheinbaum.

Meses atrás se hablaba de las posibilidades competitivas de Martí Batres, quien quedó anulado al ser designado jefe de gobierno sustituto, y Rosa Icela Rodríguez, quien prefirió quedarse en la secretaría Federal de Seguridad, aunque jurídicamente sigue teniendo derecho a participar.

Del lado opositor destaca el ya mencionado Santiago Taboada, quien contaría con el apoyo de la estructura panista; la alcaldesa de Álvaro Obregón, Lía Limón, llegada al cargo por la vía de Acción Nacional, y Salomón Chertorivski, por parte de Dante Delgado, perdón, por parte del partido Movimiento Ciudadano.

El Frente Amplio por México, integrado por el PAN, PRI y PRD, redujo a cuatro la lista de aspirantes a encabezar el agrupamiento: Xóchitl Gálvez y Santiago Creel, del blanquiazul y Beatriz Paredes y Enrique de la Madrid, del tricolor.

Según informes del movimiento opositor, los cuatro finalistas son los únicos que lograron reunir 150 mil firmas en al menos 17 estados del país, el requisito que había para continuar en la siguiente etapa.

Los cuatro aspirantes participaron en un foro nacional en el que presentaron su visión del país. Después se sujetarán a la encuesta tras la cual quedarán tres finalistas, entre quienes se definirá a quien encabece el frente y se convierta en virtual candidato presidencial.

Quedaron fuera de la contienda los integrantes del sol azteca, el ex gobernador de Michoacán Silvano Aureoles y el senador Miguel Ángel Mancera, quienes de inmediato expresaron su inconformidad y amagaron con la posibilidad de acudir a instancias judiciales.

Tampoco lograron las firmas el ex gobernador de Tamaulipas Francisco Javier García Cabeza de Vaca, ni los aspirantes sin partido. De esa forma se amplió la ruptura en el frente opositor, que comenzó el lunes pasado, cuando el ex senador y otro de los aspirantes, Jorge Luis Preciado, renunció al PAN y aseguró que la disputa interna era una farsa, con dados cargados a favor de Gálvez.

Previamente Preciado impugnó el proceso ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Gálvez se niega a irse y por su parte, Santiago Creel adelantó este lunes 14 solicitará a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados licencia para como presidente del órgano y legislador. Xóchitl Gálvez dejó claro que no solicitará licencia en el Senado.

Empieza tu día bien informado con las noticias más relevantes.

Impressiones mx
AA

MÁS NOTICIAS